Entrevista a Alejandra de Picciotto Tripulante de Cabina de Pasajeros

03.06.2020

  • Pequeña reseña sobre vos

Soy Alejandra de Picciotto y me dicen Lalu desde que nací. 
Cuando tuve que ir a Dallas durante un mes para mi entrenamiento en mi actual aerolínea quise usar mi apodo para sentirme como en casa ❤ Y ahora me conocen más por Lalu, incluso mis pasajeros, ya que figura en mi gafete del uniforme. Vuelo hace ya 5 años y medio: durante 4 años volé cabotaje regional en una aerolínea nacional de Argentina, gracias a la cual, conocí gran parte de mi país y los limítrofes, y hace un año y medio vuelo internacional para una compañía extranjera basada en Buenos Aires como Tripulante y Jefa de Cabina. Mi primera carrera fue el Profesorado de Inglés, y ejercí como docente en diferentes colegios, institutos y empresas hasta que comencé a volar, y aún hoy sigo dando clases y evaluando alumnos para distintas instituciones que me convocan como examinadora externa. Asimismo, certifiqué con validez internacional como Coach profesional, y doy asesorías y mentorías a quienes quieren comenzar una carrera aeronáutica o tienen incluso otras metas por concretar. Porque creo que merecemos lo que soñamos y me gusta ser parte de los sueños cumplidos.

  • ¿Cómo decidiste estudiar para Tripulante de cabina?

Mi sueño de volar se despertó a mis 28 años, con una carrera docente terminada y ejerciendo como Profesora de Inglés, después de un viaje con mi papá que cambió mi visión del mundo y la vida. Luego de esa experiencia, descubrí mi misión: conectar lugares y personas. Y decidí llevarla a cabo como Tripulante de Cabina de Pasajeros.

Lo primero que hice fue asesorarme sobre cómo era la carrera de Auxiliar de Vuelo, y luego de saber que eso era lo que yo buscaba, consulté cómo comenzar, qué pasos seguir y dónde hacer el curso, que disfruté muchísimo. También tuve que despojarme de muchos miedos que tenía que me pesaban, a fin de poder emprender vuelo: ¿Ya era grande para volar? ¿Tenía que ser más alta? ¿Mi personalidad era la adecuada? ¿Qué cosas debía mejorar? Fue un camino de mucho crecimiento y descubrimiento al que le debo el desarrollo de la perseverancia, disciplina, tenacidad y paciencia, cualidades que hoy agradezco haber afianzado.

Antes de terminar mi curso de TCP en 2012, comencé a probar mi suerte presentándome a diferentes Open Days, eventos de reclutamiento que hacen aerolíneas de Medio Oriente, y cada vez llegaba un poquito más lejos. Incluso fui hasta Barcelona, a expensas mías, y llegué hasta la entrevista final... pero el día que debía regresar a Buenos Aires recibí la noticia de que no había sido seleccionada para proseguir y volví muy triste.

Desde 2012 a 2014, pero especialmente desde enero hasta abril de ese último año mencionado, casi todo lo que quería hacer se me frustraba: no solo mis postulaciones como Tripulante sino también otras oportunidades que deseaba. Me había presentado como Coordinadora de Inglés suplente en un colegio, puesto que me parecía un interesante desafío, pero se frustró porque no le concedieron finalmente la licencia a la persona a la que iba a reemplazar. Luego intenté con otro puesto docente, y quedamos dos postulantes... adivina a quién eligieron: a mí NO. Y así un tiempo más, intento que hacía, intento que se me frustraba y me sumía más en la tristeza. No sabía qué era lo que estaba haciendo mal.

Pero seguí,  sin muchas esperanzas, y continué enviando mi CV a cada oportunidad que me parecía interesante. Y en abril de 2014 se destrabó todo, y a falta de una oferta se me presentaron varias al mismo tiempo - todo lo que antes se me negaba comenzó a aparecer. La primera fue un puesto como Secretaria Ejecutiva en una compañía internacional y la otra fue en una agencia de turismo como Ejecutiva de Ventas y Atención al Cliente. Como la última se vinculaba más con la conexión de lugares y personas fue la que elegí, y trabajé 4 meses en la agencia de bandera uruguaya en el puerto de Buenos Aires, vendiendo paquetes turísticos, asesorando a viajeros y deseándoles buen viaje J Esos meses me dieron la experiencia necesaria para dar luego una excelente entrevista, con buenos ejemplos de atención al cliente, en mi primera compañía aérea, que poco tiempo después me invitó a evaluación, en la que volé cabotaje regional durante 4 años hermosos gracias a los cuales recorrí gran parte de mi país, Argentina, y los limítrofes.

Al día siguiente de mi cumpleaños número 31 me llamaron para confirmar que había quedado seleccionada para comenzar el curso de ingreso en esa empresa, y así di comienzo oficial a toda mi aventura aeronáutica. ¡Finalmente, después de tantas frustraciones, mi sueño se hacía realidad y lo había logrado! Mis años de vuelo fueron de muchísimo crecimiento y desarrollo en los que gané mucha confianza y auto liderazgo, especialmente después de algunas experiencias personales difíciles que me mostraron todo lo que era capaz de conseguir y que me obligaron a aplicar y afianzar todo lo aprendido.

Hasta que llegó el momento de desplegar aún más mis alas y mi gran deseo original de volar internacional resurgió con mucha fuerza. No sabía cómo podría hacerlo posible, pero tuve paciencia y agradecimiento por el presente que tenía, y la oportunidad surgió en 2018.

Ese año una aerolínea extranjera basada en Buenos Aires anunció su convocatoria y decidí tomar el desafío y presentarme. Fui pasando las instancias y finalmente quedé seleccionada para hacer mi entrenamiento en Dallas, Estados Unidos, y basarme en Buenos Aires nuevamente.

Cumplí mis 35 años en el centro de formación y al poco tiempo comencé mi nueva aventura. Aproximadamente 6 meses después, se abrió un llamado para el puesto de Purser/ Jefa de Cabina, y otra vez quise aceptar el reto... y fui elegida para volver a Dallas a hacer mi capacitación para mi nueva calificación.

  • ¿Cómo es la carrera?

Hermosa. El curso de entrenamiento me encantó: aprendimos cómo manejar emergencias y conflictos a bordo, situaciones médicas, los elementos necesarios de un buen servicio y, desde luego, nos impartieron conocimientos aeronáuticos y todo lo necesario para comenzar una carrera promisoria con habilitación en los aviones de la flota. Se hace mucho hincapié en el trabajo en equipo.

Y una vez que ingresas a una aerolínea, una nueva aventura comienza: la carrera profesional es fascinante. Se desarrollan habilidades interpersonales muy útiles para el manejo de emociones propias y ajenas, se aprende a mantener la calma en situaciones críticas y trabajar bajo presión conservando una buena actitud siempre como parte del uniforme. Lo que más me gusta es la conexión: conectar lugares y personas, aprender de mis pasajeros, y comprobar que la sonrisa es el idioma universal en cualquier cultura.

  • ¿Hace cuantos años trabajas en el rubro?

Hace 5 años y medio, y deseo que sean muchos más, porque para mí la magia se incrementa con los años. La no-rutina y el hecho de que cada día sea distinto me hace aprender constantemente y eso me mantiene motivada y desafiada todo el tiempo.

  • ¿Cómo es un día típico de trabajo?

Para mí, el día comienza 24 horas antes de cada vuelo. Trato de hidratarme bien (de adentro hacia afuera es lo ideal, tomando mucha agua, por la gran sequedad del avión) y alimentarme correctamente, comiendo liviano y evitando cualquier comida que inflame, debido a que la presurización nos "infla" en un 25%. Preparo mi valija así como cartera y chequeo que tenga todo lo necesario para mi vuelo y estadía.

Al llegar a mi oficina, doy mi presente y tengo el "briefing": una reunión con toda la tripulación en la que refrescamos lo necesario para realizar nuestro vuelo de forma segura y confortable. Vamos al avión, pasando por los controles y Migraciones, y al llegar, según el rol, preparamos lo que nos toque. Por ejemplo, si soy la encargada del Galley (la cocina), prepararé los servicios de comida, revisaré que esté todo lo requerido y que no falte nada para todo el trayecto. O quizás tengo asignada la tarea de recibir pasajeros en la puerta del avión, en cuyo caso les daré la bienvenida y les indicaré cómo llegar a su asiento.

  • ¿Qué es lo que destacas de la carrera y por qué la recomendarías?

Quizás es muy subjetivo y personal lo que diré, pero siento que el aprendizaje que requiere concretar este sueño es muy enriquecedor, y recomendaría ir tras él por eso y porque luego durante la carrera se sigue aprendiendo todo el tiempo. Lo que más me gusta, y que jamás me cansaré de reiterar, es la conexión J Ejerciendo el rol de Tripulante te descubrís, aprendés todo lo que sos capaz de hacer a través de tus pasajeros y destinos, y te vinculas con personas de todos los contextos que te enseñan a conectar con sueños, emociones, proyectos, a motivar e inspirar.

  • ¿Alguna anécdota memorable que quieras compartir?

Recuerdo un vuelo a Mendoza en el que aterrizamos con viento zonda, por lo que hubo muchísima turbulencia. Volaba cabotaje en un avión más bien pequeño, y se movió bastante. pero Eloisa, una pequeña pasajera que viajaba con su mamá, se divertía muchísimo con cada sacudón y ella ponía un poco de humor a la tensión y silencio de toda la aproximación y el aterrizaje. Antes de desembarcar, nos sacamos una foto que aún guardo y recuerdo el momento con mucho afecto.

En mi actual aerolínea, en mi primer vuelo en cabina ejecutiva, un pasajero me esperó para desembarcar y salió último para poder darme una felicitación escrita con palabras muy motivadoras acerca de mi trabajo a bordo como Tripulante J

  • ¿Qué es lo que más y menos te gusta de ser TCP?

Siempre digo que ser Tripulante tiene sus ventajas y desafíos, e hice un video contando cuáles son para mí, ya que para otros TCPs seguramente serán diferentes. En mi caso, me encanta sentir que conecto al mundo, uno puntos, elimino barreras y borro distancias. La conexión (una vez más) es para mí la mayor ventaja: puedo hacer que todas las personas se sientan parte de una misma geografía, y siento que así doy mi granito de arena para hacer un mundo mejor.

En cuanto a sus desafíos, para mí el mayor al principio fue despertarme muy temprano (no soy persona de la mañana sino más bien noctámbula), y poder ordenarme en el tiempo para hacer otras actividades. Pero todo se aprende y ésa es otra ventaja: al sentirte desafiada todo el tiempo, desarrollas nuevas habilidades que te sirven para todo en la vida y que luego agradeces haber adquirido porque las pones en uso siempre.

  • ¿Cómo se organizan los horarios de trabajo?

La empresa aerocomercial para la que vueles te asigna un plan de vuelo mensual, teniendo en cuenta diferentes variables, como capacidades operativas, descansos, etc. Cada mes es distinto y no hay horarios fijos, lo cual me encanta: me gusta tener libre, por ejemplo, un lunes o cualquier día de la semana, y volar un sábado y/o domingo o feriado. Una vez que tenés tu plan mensual, podés organizar tus compromisos.

Desde luego esto tiene un desafío: podés estar fuera de casa en fiestas o celebraciones importantes, pero la compensación es que podés llevar con vos a tus seres queridos a algún vuelo, para no sentir tanto desarraigo y compartir tiempo. También algunas compañías tienen la opción de pedir ciertos días sin programación, o de cambiar vuelos con colegas. Absolutamente cualquier desafío tiene su manera de superarse mediante algún aprendizaje, una nueva interpretación, y siempre hay soluciones que pueden generarse.

  • Si tuvieras la oportunidad, ¿volverías a elegir este trabajo? ¿Por qué?

Totalmente volvería a elegirlo una y mil veces. La magia que siento no solo persiste sino que se incrementa cada año que pasa. Me gustan los desafíos que me presenta este rol, lo que me hace aprender, y especialmente el hecho de descubrir lo que ni sabía que no sabía y las enseñanzas que me brinda a través de colegas y pasajeros. Por eso y mucho más siento que es, realmente, el mejor trabajo del mundo.

  • ¿Dónde te pueden contactar para saber más de vos?

Hoy ayudo a quienes quieren comenzar este camino aeronáutico a fin de conseguir sus alas a través de mis redes y del material y contenido que genero constantemente porque sé que merecemos lo que soñamos y quiero colaborar en el cumplimiento de los sueños de aquellos que los honran:

En mi Instagram @flywithlalu brindo tips y motivación, especialmente en mis historias destacadas;

En mi canal de Youtube.com/lalualura doy consejos y clases;

.en mi plataforma flywithlalu.teachable.com ofrezco diferentes cursos online con modalidad virtual para que puedas formarte y prepararte para todas las instancias de entrevistas de líneas aéreas desde cualquier lugar y dispositivo y en el momento que elijas. Allí utilizo mis conocimientos y experiencia de años de vuelo como Tripulante y Jefa de Cabina, así como Coach Profesional Certificada y Profesora Nacional de Inglés graduada;

.en material digital y libros en diferentes formatos que están en camino J

Con este trayecto recorrido y desde esta cuarentena en 2020, te digo que sé que lo vas a lograr porque todo es posible. Creo que el secreto está en perseverar, en tener paciencia, en saber manejar la frustración y las emociones negativas que surgen cuando las cosas no salen como deseamos, y dejar que todo fluya y se acomode de la mejor manera. Eso mismo desarrollo en todas mis redes que se complementan entre sí J

Buenos vientos, cielos azules y por tu atención, muchas gracias.